Vehículos Militares... Ci-Fi y Fantasía...
Figuras... Vehículos Civiles... Modelos en construcción...
  Aviación... Escríbanos... Índice...
F-14A Tomcat VF-11 Sundowners
Diego Quijano
Hasegawa 1/72
Luciano Rodríguez  
Medalla de Bronce
AMT - 1999
EL FELINO AGRESIVO.

La maqueta es el F-14 A de Hasegawa con el box art de Shigeo Koike del VF-111 Sundowners y esta es también la decoración elegida. Es una atractiva decoración en gris con los distintivos del escuadrón en blanco y rojo, aunque en la actualidad el esquema de los aviones de la Navy es en gris de baja visibilidad con los distintivos en gris más oscuro (¿Qué ha sido de aquellos gloriosos tiempos del barón rojo y su circense escuadrilla?... aunque ahora que lo pienso, al bueno de Richthofen le dieron plomo hasta decir basta).

EL MONTAJE.

"Un gato siempre está en el lado de la puerta en que no debe o no quiere estar. Si no le dejas salir de la casa, entonces es la calle donde precisamente quiere estar... hasta que le abres la puerta. Y entonces de súbito siente la necesidad de volver a entrar. Si lo mantienes en la casa, entonces siempre quiere estar dentro de algún armario o alacena... hasta que lo cierras momento en que, de repente, quiere salir otra vez. Coloca un gato en cualquier punto de la tierra, y le entraran ganas de ir a cualquier otro sitio."

Michael Marshall Smith. Clones.

La maqueta en general encaja sin problemas, lo típico en la marca; tan solo hay que tener cierto cuidado con los transparentes de la cabina, como es habitual, por lo tanto se prueba su ajuste y se rebaja donde sea necesario (que no es mucho).
La maqueta representa el momento del apontaje, y no como dice alguien de CMT "apontonaje" (no coment), por lo que hay ciertos puntos a resaltar:
Lo primero es dar de comer al puñetero gato, esto es importante porque así tendremos un periodo de tranquilidad imprescindible que no conseguiremos ni gritándole, ni echándole de la habitación, ni tirándole del rabo (comprobado). No hay nada tan estresante como que el gato se suba de repente a la mesa de trabajo y pulule entre la maqueta a medio armar. Es curioso como funciona el sistema auditivo de los gatos, ya puedes pasarte horas intentando que reconozcan una orden, por simple que sea, que ni caso. Eso sí, son capaces de reconocer el sonido de la nevera al abrirse desde el otro extremo de la casa, y antes de que sueltes el asa ya se han materializado a tus pies.
Lo siguiente es bajarle los flaps (al gato no hombre, a la maqueta) para lo cual cortamos con una cuchilla afilada y los pegamos en su nueva posición; los ejes sobre los que giran los hacemos con plasticard. La verdad es que también debería haber puesto extendidos los slats, pero es que como blarfunhdio entrejyudklow de la peydbhumia quethslodulia y nomeapatecia, pues decidí dejarlos tal cual. Pero vosotros podéis bajarlos que os quedará muy bonito.
También debemos cortar los aerofrenos ya que la maqueta no viene preparada para ponerlos desplegados, esto es más laborioso que complicado así que paciencia, que es la madre de la... demencia, no, de la ...impotencia, no, ... no recuerdo en este momento
Los estabilizadores de cola los inclinamos hacia abajo y el gancho de apontaje (que no apontonaje) también lo extendemos.
El punto más importante del montaje y, seguramente, el fallo más grave del kit es que al colocar las alas en flecha mínima (hacia adelante) queda un hueco en el fuselaje (en el que se encajan las alas si las colocamos en flecha máxima o en posición de estacionamiento).
En el aparato real este hueco se sella automáticamente mediante un sistema neumático cuando el ala pasa a flecha mínima, pero en la maqueta esto no ocurre... obviamente (vaya estupidez) así que no queda mas remedio que taparlo. Lo hacemos con un poco de cuidado, plasticard y masilla epoxídica Milliput.
La cabina viene bastante bien y como va a ir cerrada tampoco se va a ver mucho, así que tan solo añadimos algún pequeño elemento; las asas de eyección y los cinturones de los asientos.
Los pilotos son de la caja de pilotos de la USAF de Hasegawa, al R.I.O.(el de la cabina de atrás) le cortamos la cabeza (como hacía Enrique VIII) y le adaptamos una cabeza sin casco en uno de los cascos sin cabeza que vienen en la caja, después le ponemos la cabeza sin cuerpo en el cuerpo sin cabeza (como hacía Frankenstein).
Hay que tener en cuenta que como siempre, o como casi siempre (yo se por qué lo digo) tenemos que pintar la cabina y todos sus elementos antes de montar el fuselaje. Una vez hecho esto pegamos la cúpula transparente, la enmascaramos con cinta adhesiva
Tamiya y Maskol y ya podemos pasar al capítulo de pintura.
Como dato de interés para un montaje de este tipo y sin excesivo detallado se han empleado alrededor de 8 latas de comida para gatos y una caja de croquetas secas (de carne, legumbres y cereales, no te lo pierdas).
LA PREPARACION:

"...me dispongo a dejar constancia sobre este pergamino de los hechos asombrosos y terribles que me fue dado presenciar en mi juventud, repitiendo verbatim cuanto vi y oi, y sin aventurar interpretación alguna, para dejar, en cierto modo, a los que vengan después (si es que antes no llega el Anticristo) signos de signos, sobre los que pueda ejercerse la plegaria del desciframiento."

Umberto Eco.
El nombre de la rosa.

Recuerdo con perfecta claridad el día en que iba a empezar a pintar esta maqueta.

Lo preparé todo con gran esmero. Había sujetado la maqueta mediante unas barras de madera que le encajé en los huecos de las toberas sobre un bloque de madera para poder manipularla sin manosearla. Tenia igualmente todas las piezas sueltas (aerofrenos, trenes de aterrizaje, ruedas, misiles, etc.) pegadas con un poco de cianocrilato a varillas de plástico, también para pintarlas sin problemas. Después de hacer esto y preparar el aerógrafo decidí premiarme con un cafecito. Fui a la cocina, me lo preparé y, con la taza de café recién hecho volví al cuarto de las maquetas. Entonces fue cuando lo vi. Estaba allí, mirándome con sus ojos felinos, sobre la mesa de trabajo, de pie entre las piezas preparadas para pintar mientras se frotaba distraídamente contra la maqueta –no estoy seguro del significado que tiene este comportamiento de los gatos, mi amigo Miguel dice que se frotan para marcar su propiedad, su territorio. Puedo aceptar que se frote contra mi, yo también le considero mi mascota, pero ignoro por qué quería apropiarse de la maqueta- y de repente, el tiempo pareció detenerse y sucedieron muchas cosas.


El animal se frotó con tal ímpetu que la maqueta no resistió el empuje y se proyectó hacia el borde de la mesa. Un acto reflejo me disparó hacia la mesa para intentar detener el desastre, cuando el café, que había olvidado por completo, se derramó de la taza abrasándome la mano. Otro acto reflejo me hizo soltar la taza que acabó estrellándose contra el suelo, pero todo esto me distrajo el tiempo suficiente como para darme cuenta de que ya no llegaría a sujetar la maqueta. Esta se encontraba ya a escasa distancia del suelo con el pesado bloque de madera a su espalda. En un nuevo acto reflejo alargué la pierna con la intención de amortiguar el impacto con mi pie. Pero resultó inútil. El Tomcat se estrelló contra el suelo mientras mi retina registraba varias piezas que salían despedidas en otras tantas trayectorias. Me di la vuelta y busqué con la mirada al gato. El animal, que considerando que todo aquel jaleo no era normal, se había situado estratégicamente al lado de la puerta mientras no perdía detalle. Me acerqué a él pausadamente y, cuando ya estaba a distancia de disparo no me pude contener y le grite apretando los dientes algo así como: TE VFFOY A MFFATAAAR. El gato ya había emprendido la fuga cuando de nuevo otro acto reflejo (quiero pensar que lo fue) disparó mi pierna derecha (la buena) que impactó de lleno en el interfecto.

Después de la ineludible patada a la mascota analicé la catástrofe. El suelo cubierto por una especie de sopa de café en la que flotaban restos del aparato, el caos. Lo único que no se rompió fue la taza de café.

Por supuesto aquel aciago día no pinte nada.

LA PINTURA:

"Corriendo Tarzán por la selva he aquí que pisó un excremento e, indignado, convocó en cónclave a todos las bestias. - Esto no puede seguir así,- concluyó- a partir de ahora haremos nuestras necesidades en la llanura que está en las afueras de la selva. Días mas tarde encontrose Tarzán a un conejito flexionado detrás de un tronco. –Conejito- le espetó Tarzán- ¿ por qué haces eso aquí sabiendo que esta prohibido?

- No me castigues gran mono calvo- contestó asustado el roedor- es que ayer, estando yo en la llanura flexionado al lado de un gorila, al terminar este, me preguntó: oye conejito ¿tu sueltas pelusa?

-No- le contesté intrigado, y he aquí que entonces me cogió y se limpió conmigo.

Moraleja: las normas se hacen para beneficio de todos pero el mas fuerte siempre las adapta a sus intereses."

Fábula popular.

Tras encontrar casi todas las piezas y comprobar que no se habían roto, sino tan solo despegado, me dispuse a decidir que hacer. En situaciones como esta mi amigo Ro prefiere reconstruir cuanto antes, sin embargo Julián por ejemplo, es partidario de dejar pasar un tiempo para que se le enfríen los ánimos. Mi tendencia habitual es cagarme en todo lo que se mueve, y por allí lo único que se movía era el gato. Pero como quiera que: A) consideré que la patada fue suficiente y B) a diferencia del conejito de la fábula mi mascota sí suelta pelusa, decidí dejar las cosas como estaban con el gato y comenzar la reconstrucción. Los detalles de esta no son de interés, así que imaginemos que el suceso del gato no tuvo lugar y pasemos a la pintura.
El método seguido es el clásico iluminado de paneles. Primero damos una capa base con J.N. Grey (XF-12) acrílico de Tamiya mezclado con un poco de negro mate (XF-1), 80% de gris y 20 % de negro aproximadamente. Después vamos aclarando panel por panel con el J.N. Grey puro dejando las líneas de paneles mas oscuras. Podemos suavizar el efecto final rociando el gris de forma general por toda la superficie.

Lo siguiente es ir enmascarando con cinta de Tamiya las partes del avión que van de otros colores, luego las pintamos a aerógrafo. De este modo realizamos los paneles gris oscuro de la parte superior del avión, los bordes de ataque de alas y estabilizadores en blanco, y la parte superior de las derivas en rojo.

Pintamos todos los pequeños detalles a pincel y barnizamos con Marabú brillante.

Las calcas las cortamos al ras y las colocamos con Micro set y Micro sol. Panelamos el avión con portaminas negro y lo barnizamos definitivamente con Marabú esmalte al 50% mate y satinado

Por ultimo solo queda desenmascarar la cabina y pegar los trenes, las tapas de los pozos y aerofrenos, las ruedas, el armamento y las toberas.

AGRADECIMIENTOS:

A los únicos que tengo algo que agradecer en relación a esta maqueta es a Luciano y a Alvaro, por haberla llevado a AMT 99.
Con posterioridad al trágico suceso descrito en estas paginas, el autor y su mascota se reconciliaron y sellaron su amistad compartiendo una lata de atún.
Rectificación: la paciencia es la madre de la ciencia (joder, esta era fácil).

Arriba...

| Índice | Modelismo | Bienvenidos | New to You? | Tripulación | Estamos aquí | Sobre este sitio |
| Galería | Aviones | Blindados | Ci-Fi y Fantasía | Figuras | Vehículos Civiles | La Factoría |
                             
© Club de Maquetistas de Tenerife (España). 1998-1999.
Todos los derechos reservados